AMBER RACHDI, PESABA 298 KG Y DESPUÉS DE PERDER 150 KG PARECE UNA MODELO

Bienestar 4726 Visitas

La ansiedad, los traumas de la infancia, y la depresión, son causas corrientes de obesidad en la gente. Comer se vuelve un refugio para mentes maltratadas.

Amber Rachdi tuvo que pasar por esa situación. Una joven americana, de Oregon, que, a los 24 años, llegó a pesar 298 kilos. Debido a su depresión, terminaba comiendo porciones exageradas, para sentirse mejor. Lo que no pensaba, es el daño que hacía a su cuerpo.

El peso extra de Amber, era tan grande, que no podía vivir sola. Todas sus actividades eran en compañía de alguien más. Su carro eléctrico le daba la poca movilidad que tenía. Pero lo peor, era lavar los pliegues de la piel, para evitar infecciones. Además, esta condición arruinó su actividad sexual y apariencia (hiriéndola psicológicamente todavía más).
Viéndose en una situación tan grave, decidió efectuarse los tratamientos requeridos para disminuir el peso. Para ello, se apuntó al programa “My 600lb life” (Kilos mortales), donde la hacían ejercitarse y estar a dieta.

A lo largo del proceso, Amber se mudó a Texas, donde se realizó un Bypass gástrico. El requisito era bajar 10 kilos, cosa que logró.
Fue el famoso Dr. Nowzaradan quien custodió su salud a cada momento, evitando riesgos. Le dio un plan alimenticio adecuado, que la llevó a bajar 8 kilos en los siguientes tres meses.

Después del arduo trabajo de siete meses, bajó hasta los 249 kilos, que la habilitaron a operarse. Esta intervención tuvo éxito, y le construyó el camino hacia una vida digna. ¡Volvió a nacer! Ganó motivación, buenos hábitos, movilidad, todo.


Pasado un año de la cirugía, se volvió irreconocible. Eliminó otros 65 kilos, dando orgullo a su familia y amigos. Nadie paraba de alentarla a continuar.

Lamentablemente, al perder grasa, toda la piel de Amber colgaba y se deformaba. Nowzaradan, por su experiencia, decidió hacerle una operación de remoción de piel, potenciando su belleza.

Actualmente, le quedan algunos kilos por perder, pero definitivamente tiene una existencia más feliz. Es independiente, confía en sí misma, se enamoró (y fue correspondida). Nada ni nadie le quitará esta nueva calidad de vida.

¿Y tú, qué piensas de esto? Por nuestra parte, aplaudimos a Amber por su esfuerzo. Es un ejemplo a seguir para tanta gente, que no valora su salud hasta perderla.

Compartir

Comentarios