Según la ciencia, es probable que las madres estrictas tengan hijos más exitosos

Familia 3084 Visitas

Cuando eras niño, lo más probable es que pensaras que tus padres eran demasiado estrictos. Los adolescentes buscan la libertad y convertirse en adultos, pero están limitados por las reglas de sus padres. Una vez que te conviertes en padre, es posible que hayas terminado siendo estricto con tus hijos.

Quieres guiarlos por el camino correcto en la vida, así que tienes reglas sobre todo lo que hacen. Resulta que estás haciendo lo correcto. Los científicos ahora dicen que ser un padre estricto da como resultado mejores hijos.

Los padres estrictos son buenos para sus hijos

El estudio de investigación se publicó en 2015 a través del Instituto de Investigación Social y Económica. Fue dirigido por una profesora, Ericka Rascon-Ramirez, que trabaja para el Departamento de Economía de la Universidad de Middlesex. Rascon-Ramirez usó ciertos valores para definir qué significa ser un «mejor niño» en el estudio. Los investigadores observaron como aumentaba la probabilidad de que un niño lograra una educación superior y tuviera acceso a una educación adicional.

El estudio se llevó a cabo entre 2004 y 2010. En total, los investigadores comenzaron el estudio con 15.500 colegiales de edades entre los 13 y los 14 años. Consideraron cuán estricta era la madre de la niña y cómo eso se relacionaba con los resultados en la vida de la niña.

Resulta que los niños con madres estrictas se mostraban más seguros. Se sentían más seguros de sí mismos y eran más maduros emocionalmente. Además, este grupo tenía un 4 por ciento menos de probabilidades de sufrir un embarazo prematuro.

Cuando los adolescentes tenían una madre estricta y regañona, eran más propensos a terminar la universidad y conseguir un buen trabajo. En general, este grupo tenía más probabilidades de tener éxito en la vida. Aparentemente, todas las restricciones de los padres valieron realmente la pena.

El rol de los padres

Tendemos a pensar que tuvimos éxito gracias a nuestro arduo trabajo. Tuvimos éxito a pesar de las reglas de nuestros padres. Si bien es posible que intentemos saltarnos las reglas, la investigación demuestra que estas reglas realmente nos influencian. Incluso si rompemos las reglas, somos influenciados de una sutil manera. Una vez que sabemos cuáles son los límites, entendemos que tenemos estándares más altos que cumplir.

La presión de los padres juega un papel importante en si una adolescente termina la universidad o si se convierte en un caso de embarazo precoz. Un poco de presión saludable puede aumentar las posibilidades de los niños en la vida. Con un poco de rigor, los padres pueden ayudar a sus hijos a alcanzar el éxito.

¿Es posible ser demasiado estricto?

Siempre es posible tener demasiado de algo bueno. Aparte de este nuevo estudio, hay otros estudios que dicen que ser un padre estricto solo tiene un beneficio mínimo. Hay demasiados expertos que están predicando lo que usted debe o no debe hacer como padre.

La psicoterapeuta Philippa Perry piensa que definitivamente tiene que haber algunos límites a lo estricto que seas como padre. Cuando un niño se enfrenta a reglas estrictas, puede mentir para escapar de un potencial castigo. Los niños, a menudo, mienten porque se sienten inseguros diciéndoles la verdad a sus padres. Si se enfrentan a una excesiva disciplina, humillación o presión para ser perfectos, pueden mentir para evitar castigos.

Básicamente, esto significa que es posible ser demasiado estricto. Debe haber un cuidadoso equilibrio entre hacer cumplir las reglas y dar a los niños el espacio para decir la verdad. Con el equilibrio adecuado, puedes criar a un niño saludable y exitoso.

Encontrar el equilibrio adecuado

No quieres asustar a tu hijo para que oculte sus errores, sino que quieres hacer cumplir tus valores. En la vida normal, podemos ver que los padres estrictos a menudo logran mejores resultados. Los estudiantes asiático-americanos superan a cualquier otro grupo étnico en la escuela. Esto es especialmente cierto en matemáticas y ciencias. Estos estudiantes no nacen con un intelecto superior. En cambio, su éxito escolar es moldeado por sus padres.

Es bien sabido que los padres chinos son más estrictos que otros padres. Exigen más de sus hijos y establecen altos estándares. Cuando el niño falla, tienen sus castigos preparados. Esto parece una crianza autoritaria, pero no es del todo cierto.

Un estilo autoritario de paternidad se enfoca en infundir miedo. Mientras tanto, un estilo autoritativo se centra en altos estándares. Con un estilo autoritativo, los padres proporcionan comunicación abierta, amor y calidez en lugar de miedo. Los dos estilos se escriben casi igual, pero fomentan resultados radicalmente distintos.

El padre autoritario y que busca motivar a través del miedo puede hacer algunas de las siguientes cosas.

  • Tener una relación hijo-padre que carece de empatía y aumenta la intimidación.
  • Inculcar el miedo y la disciplina áspera que lleva a niños rebeldes.
  • Hacer cumplir reglas estrictas porque creen que el padre siempre tiene la razón.
  • Anima a mentir porque el niño sólo es bueno cuando los padres están cerca.
  • Da como resultado niños acosadores ya que el niño sigue el ejemplo de sus padres.

Lo opuesto a la paternidad autoritaria es la paternidad permisiva. Aunque cada padre es ligeramente diferente, este estilo de crianza se caracteriza por algunos rasgos comunes.

Evita que el niño aprenda sobre auto-control al no ponerle nunca limitaciones saludables.

Evita que el niño procese las emociones negativas y la decepción al no dejar que las experimente.
Le concede al niño cualquier deseo a expensas de alguien más.
Hace concesiones demasiado a menudo con el niño.

En busca de un equilibrio en la crianza autoritativa de los hijos

Obviamente, ni la paternidad autoritaria ni la permisiva son los estilos de paternidad correctos a elegir. A largo plazo, ninguna de estas estrategias funcionará para siempre. Según los investigadores, la mejor opción es la paternidad autoritativa. Este estilo inculca límites saludables en el niño, pero los padres todavía pueden practicar la empatía en sus relaciones.

Las reglas y limitaciones son útiles para los niños. No nacen sabiendo que es peligroso cruzar la calle o subir al auto de un extraño. La única manera en que el niño aprende es a través de los padres. Al inculcar límites saludables y amorosos, los padres pueden ayudar a sus hijos a tener éxito en la vida.

Compartir

Comentarios