Malos hábitos que podrían estar envejeciendo tu piel más rápido de lo normal

Bienestar 4233 Visitas

Algunas personas se gastan un montón de dinero en cremas, lociones, humectantes, exfoliantes y toda una serie de productos solo para mantener su piel joven y fresca.

Creen que es necesario mantener la cara limpia, exfoliada e hidratada continuamente.

Y, sí, debes limpiar, exfoliar e hidratar tu rostro pero si abusas de ello, vas a conseguir que tu piel envejezca antes de hora.

1) No abuses de los exfoliantes faciales.

Los exfoliantes pueden, de hecho, lesionar la epidermis, la capa superior de tu piel. Trata de encontrar un exfoliante que sea más suave. Usa uno que contenga ácido en vez de uno que te obligue a frotarte la piel. El ácido te ayudará a limpiar tus poros sin necesidad de restregarte fuerte y no causará tanto daño a tu piel.

2) Tan solo utilizas cremas antiarrugas para retrasar el envejecimiento.

Aunque la crema antiarrugas es una buena opción, no eliminará todas las arrugas. La única manera de eliminar completamente las arrugas de la cara es la cirugía y, claro está, esto no es lo que la mayoría de la gente está dispuesta a hacer.

Antes de dirigirse a un cirujano plástico prueba este pequeño consejo. Para retrasar las arrugas todo el tiempo que puedas, hidrátalas de diferentes maneras. Asegúrate de hidratar tu piel diariamente.

3) Te secas la cara con una toalla.

Frotarte la piel con una toalla puede dañarte. Esto pasa incluso con las toallas más suaves. En lugar de restregar tu cara con una toalla, límpiala con suavidad para eliminar la mayor parte del agua y luego deja que tu piel se seque de forma natural.

Compra una toalla especial, más suave, que esté reservada exclusivamente para usarla solo en tu rostro.

4) Te vas a la cama con el pelo suelto.

unque puede ser más cómodo tener el cabello suelto, deberías pensártelo bien. Aunque tu pelo no parezca sucio, lo está. El cabello atrae naturalmente la suciedad y la grasa. Cuando la suciedad y la grasa quedan atrapadas en tu piel, te la dañan.

Trata de atarte el cabello hacia atrás sin apretarlo para mantenerlo alejado de la cara mientras duermes.

5) Solo cambias la funda de la almohada cuando lavas las sábanas…¡esto es un error!

Revisa que tu almohada no esté llena de polvo y células muertas de tu piel. Dependiendo de la frecuencia con la que laves tus sábanas, es posible que desees considerar el lavar la almohada con más frecuencia.

No deseas que esta suciedad esté toda la noche contra tu rostro, ya que, igual que tu pelo sucio, también puede perjudicar a tu piel. Echa un vistazo a tu almohada. Si tu almohada huele mal, cómprate una nueva. Si está amarilla, haz lo mismo. En caso de duda, cómprate una nueva y ya está.

¡Lo último que deseas es que los ácaros o las bacterias se reproduzcan justo debajo de tu cabeza mientras duermes! No solo es dañino para tu cuerpo, sino que la suciedad y el aceite se pueden filtrar a través de tu funda de almohada causando todavía más daño a tu piel.

6) No usas mascarillas de arcilla porque no es lo tuyo.

Puede parecer mucho trabajo el usar una mascarilla facial, pero en realidad no lo es. Deberías dedicar un poco de tiempo a probar una mascarilla de arcilla de vez en cuando. Una mascarilla de arcilla blanca es ideal para cualquier tipo de piel. Limpia tus poros del exceso de suciedad y le da a tu piel un aspecto juvenil y fresco.

7) Te estás saltando algunos grupos básicos de alimentos, como las frutas y las verduras.

Comer frutas y verduras es esencial para mantener la piel joven y fresca. Algunos alimentos pueden realmente ayudarte con el tema de la piel, así que echa un vistazo a estos beneficios:

Brócoli – Después de estar expuesta al sol, este alimento te ayudará a deshacerte de las rojeces provocadas por el mismo. También reduce la hinchazón.
Albaricoques y tomates – Estos dos son excelentes alimentos para evitar que los rayos UVA te dañen. Además, comerlos te ayudará con tu bronceado.
Melocotones y zanahorias – ¿Quieres algo que te evite el tener que pasar todo el tiempo tumbado al sol o en una cabina de bronceado? Si comes melocotones o zanahorias, en realidad actuarán como un sustituto ante el sol. ¡Manténte a salvo y di sí a las frutas y no a las cabinas de bronceado!

8) Ignoras los problemas en vez de tratarlos.

Usar corrector de ojeras es algo que la mayoría de nosotros hacemos de vez en cuando, pero si te ves en la necesidad de usarlo siempre, posiblemente debas ir al médico y averiguar qué es lo que realmente te está pasando. Es mejor tratar tus problemas de salud que ignorarlos o encubrirlos.

Compartir

Comentarios